www.barriada.com.ar

- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

barrios

escudo

comunas

barrios de la Ciudad de Buenos Aires escudo de la Ciudad de Buenos Aires Comunas en la Ciudad de Buenos Aires
               
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas Responsable
Recibir las actualizaciones de barriada.com.ar por email
Seguir a barriada_tweets en Twitter

barrios

Agronomía

Almagro

Balvanera

Barracas

Belgrano

Boedo

Caballito

Coghlan

Colegiales

Constitución

Chacarita

Flores

Floresta

La Boca

La Paternal

Liniers

Mataderos

Montserrat

Monte Castro

Nueva Pompeya

Núñez

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Cristóbal

San Nicolás

San Telmo

Velez Sarsfield

Versalles

Villa Crespo

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Gral Mitre

Villa Lugano

Villa Luro

Villa Ortúzar

Villa Pueyrredon

Villa Real

Villa Riachuelo

Villa Santa Rita

Villa Soldati

Villa Urquiza

 
 

Visitantes

 
 

Mensajes y opiniones de los vecinos sobre el barrio de Balvanera

volver a la página del barrio
escríbanospóngase en contacto

retroceder   avanzar

17/11/2016 Osvaldo Raúl Laugle Recuerdos de cuando era chico en Venezuela 3327

Nací en 1950 y viví en Venezuela 3327 hasta 1975  año en que me casé y me fui del barrio.

Estos recuerdos son de cuando era muy chico.

Recuerdo que hacia la esquina este por la misma vereda que yo vivía, antes de llegar a la esquina de Loria había una casa que bien podía ser la dirección que nombra la Sra. Nélida Ceriani,  en esa casa vivía una Sra. que le decían la Tachera (apodo que por aquellos años se usaba para nombrar el oficio de hojalatero o zinguero). Me quedó el recuerdo de esta mujer ya que era muy cariñosa.

En la vereda de enfrente, o sea la vereda par de Venezuela, en la esquina con Loria, recuerdo una casa amarilla muy grande que en una parte de ella había un negocio donde mi mamá me mandaba a comprar hilo de coser Tomasito.

Aproximadamente entre 1956 y 1959 fue demolida y fue terreno baldío varios años hasta que se construyó el edificio actual.

     Raul 

18/09/2011 Julia Sarverry El jardín de infantes que estaba en Jujuy e Independencia

Hola mi nombre es Julia y nací en los limites cercanos al barrio de San Cristóbal por Saavedra y Belgrano, pero me mudé hace 20 años por Parque Centenario y, la verdad, no se compara. Quisiera hacerles una pregunta: recuerdo que cuando era pequeña iba a un jardin de infantes que estaba ubicado en Jujuy e Independencia, poco despues fue demolido y, en su lugar, colocaron la plaza Sargento Cabral por el año 1980/81. Mi pregunta es cómo se llamaba ese Jardin de Infantes antes de ser demolido? Siempre me pregunto y averiguo por la web pero nada, les agradeceria si pudieran ayudarme

Julia Sarverry juliasarverry@hotmail.com.

14/11/2010 Ana Julia Reina Buscando datos de Rufino Reina y Mary Inspense

Hola: soy Ana Julia Reina, vivo en la ciudad de General Villegas Bs.As.
Estoy recopilando datos sobre mis bisabuelos que, según unos primos, se instalaron en San Telmo o Balvanera a fines del siglo 19 (187?).

Sus nombres eran: Reina, Rufino (aborigen, presumiblemente pampa) peleo con Conrado Villegas en la campaña del desierto, y Mary o María Inspense, irlandesa, sin más datos.

Ellos, ya instalados en Bs. As. tuvieron 6 hijos: Fortunata, Juliana, Paulina, Estanislada, Filemón y Remigio (mi abuelo). Sabemos que mi abuelo nacó el 1 de octubre de 1979.

Necesitamos todos los datos que nos puedan acercar sobre Rufino, Maria, y sus hijos.
Desde ya le estoy muy agradecida. 

04/09/2010 Maximiliano Bravo La Dama de Blanco

En Rivadavia al 2100 existía la estacón Pasco Sur, construida en el año 1915, en la primer tirada de estaciones de Subte que se hicieron para la Linea A.

 Esta estacón de subte, clausurada en la década del 50 y escondida a los viajeros del metro, es el lugar donde se lleva a cabo el trágico mito urbano de "La dama de Blanco".

Cuenta este mito de Balvanera que, en la década del 30, dos familias arreglaron un matrimonio entre un muchacho acaudalado y una chica. Según este relato (que tiene dos versiones) la mujer llegó al altar con el novio, pero al no desear casarse con este sujeto caminó hasta la estacón Pasco sur y allí se suicidó.

Otra versón indica que el novio la dejó plantada en el altar y ella, cargada por la angustia, decidó acabar con su vida. 

Los operarios de la Linea A de subtes cuentan que su fantasma se aparece entre las estaciones Plaza Mizerere y Saenz Peña. 

La leyenda de este fantasma tiene tantos años que incluso una Kiosquera que trabaja allí hace 17 años me confesó conocerla.

El debate sobre la existencia del hecho aun persiste. 

Quienes tengan informacón sobre la dama de blanco pueden escribir a elnigromantededolguldur@gmail.com 

23/06/2008 Nélida Ceriani Venezuela 3315

Me llamo Nélida Ceriani, estoy buscando datos sobre mi familia que vivía en la calle Venezuela 3315 según el censo de 1895. Existen datos en la iglesia Balvanera sobre actas de casamiento y nacimientos pero como estoy buscando ahora datos sobre fallecimientos me gustaría saber de qué manera desde Neuquén podría averiguarlo. Si uds. me pueden decir sobre la familia Ceriani-Arseno que vivía en esa direccón, Vincenzo Ceriani, su hijo Domingo Ceriani. Vincenzo era de Italia de Lainate, su esposa María Arseno de Centoura-Génova. Gracias Nélida.

13/04/2008 Renato D.Menare Rowe Buscando informacón sobre Amelia Cocq Carrera y de su esposo Edmundo Weingand

Estimados señores:
He estado leyendo con mucho interés su interesante página sobre el barrio Balvanera.
Por 1930, en la calle Cangallo Nº 3333 vivó el matrimonio compuesto por Edmundo Weingand, violinista y profesor del Conservatorio de Buenos Aires, y su esposa Amelia Cocq Carrera, concertista en piano, primer premio del Conservatorio de París en 1898. Ellos se radicaron el Buenos Aires por 1914-1916, y fundaron una academia musical denominada "El Diapasón", que funcionó en dicho lugar.

Les agradeceré enormemente cualquier informacón que pudieran darme sobre ellos y sus actividades, pues me encuentro haciendo un estudio biográfico sobre Amelia Cocq, que fué prima hermana de mi abuela, y de su esposo Edmundo Weingand.

Agradecido de antemano, los saluda atentamente desde Chile.

13/12/2007 María Luisa: ¿Qué había en la a esquina de Venezuela 3300 hace 20 años?

Quisiera saber si pueden orientarme en mi búsqueda:

¿Que había en la esquina de Venezuela 3300 (y Sánchez de Loria) con anterioridad a la edificacón actual? Es muy importante para mi conseguir esta informacón. Me encantaría poder averiguar sobre el pasado de esta esquina.

Yo estoy vivo a 2 casas de Sánchez de Loria. Cuando yo compré mi departamento, el edificio estaba en construccón era solo un terreno, te estoy hablando de casi 20 años atrás. La informacón que busco es de los comienzos en que se habitó la zona o lo más que se pueda indagar. Desde ya muchas gracias por su valiosa respuesta y felicitaciones por mantener vivo el fuego de la historia. Espero que a través de tu pagina encontremos a alguien que sepa. Cariños Mary

Si alguien puede dar alguna informacón les ruego escriban a info@barriada.com.ar

07/08/2007 Gustavo Szereszewski Respondiendo a la pregunta de Fabiana sobre el Club Ateneo Don Bosco 

Me llamo Gustavo, encontré por casualidad esto en la web y le mando este link a Fabiana Estevez que buscaba fotografías del club ateneo Don Bosco, tal vez este enlace que le puede interesar

http://cronicasramenses.blogspot.com/2007/05/el-ateneo-don-bosco.html 

- 02/10/2006 - Ricardo Lopa:  La Perla del Once

No sé ¿ni cómo?, ¿y por qué? Aparecí, ahí estaba como diciéndome estoy aquí para servirte.

¿Como recalé?, vaya uno a saber. El destino, la casualidad. En realidad no lo busqué, es como la mujer de su vida, no se busca hasta que aparece y para siempre. Aquí aparecó, me sirvó y desaparecó, evidentemente era otro tipo de afecto, vaya uno a saber.

¿Por qué? me aquerencié, te sufrí, disfruté, triunfé y luego te abandoné, vaya uno a saber.

Allá por el 69’, la joya de la casa, deambulaba en la mediocridad estudiantina universitaria, luego de haber cursado honrosamente la secundaria. El resultado en abogacía no era el esperado. Sin ser vago, no le encontraba la vuelta a la cosa. Pibe de clase media, familia, incomodidades crónicas para el estudio. Había que dar el salto, pero ¿dónde? No hay que ser muy lúcido para encontrar la respuesta: la biblioteca. Tanto la residencia en la Cané de Boedo, como la Nacional, del genio incorregible de Borges, y la larga noche de los bastones de Derecho, no lo conformaban. Indudablemente, su personalidad, requería otro tipo de ambiente, no la paz de los cementerios.

No se quién, ni cómo, en un día de esos que no se empardan, a la promesa lo vemos sentando en una mesa de un bar rodeado de libros, café de por medio. A su alrededor otras mesas, con otros estudiantes de facultades diversas. La cosa empezó a cambiar, se le había incorporado algo nuevo a su estudio: la vida. El pibe estaba en el ascenso de la cuesta, la sangre le hervía, no necesitaba derramarla pero sí usarla, el lugar lo ameritaba. Era la vida puesta al servicio de la vida, para el caso no solo del estudio, sino del conocimiento que te brinda el trato cotidiano con la realidad, era el pequeño agujerito por donde empezó a brotar la experiencia, la madre de las ciencias.
Era el complemento imprescindible para alcanzar la meta, sabe, lo teórico no alcanza, la universidad de la calle.
Te conocí y saqué carta de ciudadanía del Once. Vea, fue mi segunda casa, complemento necesario de la primera.
La avenida de los 35 km; ¡qué extensa! ¿será tan importante el tipo del premio? ¡Mejor, no lo averigüe!
Los estudias solían frecuentar las mesas del fondo, las sobras, ¡cómo quién dice!. Entrada por la lateral patriota del éxodo; lógicamente la principal reservada para el más importante. ¡Mejor, no lo averigüe! Vea hasta mausoleo tiene en plena plaza, para recordarnos su eterna presencia, pero ¿era tan importante? ¡Mejor, no lo averigüe!

Las chicas de la vida le hacían compañía, haciendo su entrada triunfal previo guiño del más importante, que siempre le gustaron las minas, máxime si provenían de La Rioja. ¡Mejor, averigüe!

Bueno, a lo importante, los señores de blanco en la principal servían a la distinguida clientela, en el anexo aguantaban como podían al “pueblo estudiantil”. En realidad tenían una paciencia de esas, para bancarse tanta juventud en preliminares de exámenes, al borde de un ataque de nervios.
En el reglamento de hecho, había varias llamadas. Ricardito se anotaba en la 1ª y en la 2ª. Finalizada la rendidora mañana, en la pausa del mediodía, la muchachada, se tomaba la atribucón consentida de dejar la mesa reservada con los libros de custodia. Previo almuerzo, afeitada y otras yerbas en la casa familiar boedense, retorno tipo 15 hs, ahí estaban los brolis, al igual que don José, que con jeta de malo venía a cobrarnos el cortadito que consumimos hacía 7 hs, además de cuidarnos los elementos. De cabrón solo tenía la cara.
Previo pago, gran ceremonia, el cambio de guardia. Generalmente tomaba la posta el gallego Álvarez. Tipo no querido por los muchachos. Cierta vez recibó un trompis en una ira de histeria juvenil, derramando la jarra de agua caliente para té sobre un parroquiano. Se imagina el revuelo. En realidad Ricardito tenía con el fulano un muy buen trato, resultado del respeto mutuo. En el tercer llamado, al que Ricardito excepcionalmente se anotaba, estaba manejado, por el petiso, por toda identificacón. Había que tener muñeca para pilotear la noche y al sotipe le sobraba para lidiar con la más fulera ó quizás estaba en su salsa, como pez en el agua que mordía el anzuelo cuando le gustaba la carnada, con la diferencia que siempre seguía nadando.

Como le comenté, el consorcio estudiantil lo formaba avanzados estudiantes de Facultades diversas, con preeminencia de Medicina, Filosofía y Derecho. En el turno mañana e inclusive a primera de la tarde, los jóvenes de tiempo completo. La caída del sol es un adelanto del turno noche; el de los laburantes.
Dentro de los de medicina, en el Bar de la Cultura no podía faltar la intelectualidad, el espectáculo y la música. La primera tenía como representante a Blanquita, hija de Cesar Tiempo, siempre tan simpática como agradable. Por ahí me enteré que la Dra. anduvo por mi barrio de Boedo inaugurando una esquina con el nombre del viejo. En el segundo se anotaba Pintito, el hijo de Fidel, se que es un médico deportólogo de prima, bravo. En el rubro final el Flaco Fabiano, hermano del músico don Fabián, compositor amateur, hacía presencia “llegando la noche con su estampa elegante” ¿viviría metido penando un querer?, todo puede ser. Finalizo con los afectos, ahí está el gordo Quaglia, con el que llegamos a ser compinches por un tiempo. De repente me enteré que el tordo se había casoriado y chau.
En la lista de abogados se anotan el Tano Zappia y su alpargata traviesa, El Negro Mercado, bondad y guapeza, Julito y su vozarrón, Enrique, sus andanzas sentimentales y el jovato como detective, Chombi con su fineza y educacón, Donato, amigo y padrino, el hombre cábala, para el caso las medialunas antes del examen.
Ud, me dirá y los de Filosofía, no hubo relacón; lo único para resaltar las señoritas que la representaban, repito no hubo relacón.
Aunque parezca mentira en tan importante concentracón estudiantil la política estuvo ausente. Motivos: temor, falta de militancia. Me inclino por lo último y hoy lamento el tiempo desperdiciado, que quizás nos salvó a muchos la vida.
Me veo en marzo del 71’, la última materia. El gaita Álvarez tomó nota. En la oportunidad clientes de la principal cometieron la osadía de venir al anexo estudiantil a tomar un feca y charlar amigablemente. El gallego imaginando la molestia los rajó. Su protegido sacó distinguido y él sobresaliente. Los tipos no entendían nada, hasta el día de hoy se lo estarán preguntando. Gracias dolape.

El recorrido imaginario va quedando atrás, cualquier día de estos agarro un libro, invito a Donato y recalamos, y por ahí se escucha “que van a tomar” levanto la vista y veo al bueno de Álvarez con las alpargatas del Tano, el vozarrón de Julito y las espaldas del Negro, “dos cortados por favor”. “ah, y un par de medialunas, las cabuleras” Voy al baño y se me aparece Tanguito acompañado de Litto siempre solo, triste y abandonado viajando en Balsa. Es un gusto que me lo voy a dar, ¿Donato, me acompañás?

- 20/09/2006: Ing. David Omar Castelli: Las Torres de Balvanera y 11 de Septiembre

Estimada Srta. Mónica:

Quedo muy agradecido por su pronta respuesta a mi inquietud.

Desde que llegué de visita de la lejana Salta de mi infancia hacen más de 50 años quedé fascinado por Buenos Aires, fascinacón que inmediatamente se convirtó en cariño. Años después en la década del 60 residí por razones de estudio en una vieja casona de departamentos de Rivadavia 3589 (que se llevó la piqueta), cerca de la estacón Loria, en un antiguo piso que poseía una tía ya fallecida. Mi mayor entretenimiento fue deambular por la ciudad en mis ratos libres tratando de conocer lo más posible. Es tan grande la personalidad de la gran ciudad que hasta los nombres de plazas y calles suenan distintos que las otras ciudades aunque rememoren a las mismas personas, eventos o pueblos. ¿Donde hay otro Once, otra Libertador, otra Constitucón...?

Visito Buenos Aires frecuentemente, sobre todo ahora que tengo a mi hijo Martín viviendo en Balvanera, (Venezuela casi esquina Urquiza) que estudó y obtuvo su título de Licenciado en Audiovisón en la Universidad de Lanús. Cuando estoy allí, liberado de mis obligaciones laborales aprovecho para deambular por barrios y lugares que de turísticos no tienen nada, pero si de la magia y el encanto que han pintado también tantos poetas y músicos. Hasta Jorge Luis Borges, gran erudito e investigador de sagas nórdicas quedó fascinado por las historias de guapos, cuchillos y esquinas rosadas. Por el conocí sin conocerlo al arroyo Maldonado domado ahora por la Juan B. Justo y llegaron a mis oídos los sones tangueros de los bailongos de su alrededor. Siempre quise conocer las famosas Torres ahora en mi próximo viaje lo haré gracias a su buena voluntad.

Mi memoria guarda imágenes de los tranvías ciudadanos, de los "troles", de los antiguos coches con interiores de madera, vidrios de cristales y apliques de yeso de los antiguos coches de la línea A, y hasta de un muy antiguo tranvía de dos pisos en el que viajé cuando era muy chico. Los edificios monumentales del microcentro y el espanto de los huecos en el pavimento y las paredes hechos por las bombas y los cañones del 16 de Junio del 55. La extraña Plaza Roberto Artl, el misterio de la Iglesia circular de Cabildo y Juramento, señalada por Sábato como entrada al mundo de los ciegos......y tantas cosas más....Como verá Ud. mi admiracón no tiene límites...

La historia de nuestra Patria también es objeto de mi aficón y me alegro que le haya sido útil mi aclaracón sobre el 11 de Septiembre. No hay obra sin errores (o mejor dicho confusón en este caso), es más si estos no existieran ellas serían imposibles de mejorar y todo sería muy aburrido. Hasta el genial Van Goch pintó cuadro sobre cuadro para corregir lo que él consideraba error ¡...!

Permítame expresarle mi reconocimiento y agradecimiento por la página que Ud. redacta robando horas al descanso (o quizás así descansando) donde se reúne el pasado, el presente y quizás el porvenir.

Atentamente.

David Omar Castelli

- 18/09/2006: Ing. David Omar Castelli: Las Torres de Balvanera

Estimados Señores:

Como amante de la hermosa Ciudad de Buenos Aires y el haber sido vecino muchos años atrás del importante barrio de Balvanera y actualmente con un hijo viviendo allí, tengo la inquietud de saber a que se refiere Jorge Luís Borges cuando menciona "Las Torres de Balvanera" en su magistral "Milonga de Jacinto Chiclana", he tratado de encontrar esa informacón preguntando a porteños memoriosos, en variada literatura y también en Internet pero con resultados negativos, pienso que Uds. son los más indicados para satisfacer esa curiosidad.

Incluyo el texto de la citada milonga que estoy seguro conocen y aprecian.

Milonga de Jacinto Chiclana

                          de Jorge Luis BORGES y Astor PIAZZOLLA

Me acuerdo. Fue en Balvanera,
En una noche lejana
Que alguien dejó caer el nombre
De un tal Jacinto Chiclana.
Algo se dijo también
De una esquina y de un cuchillo;
Los años nos dejan ver
El entrevero y el brillo.
Quién sabe por qué razón
Me anda buscando ese nombre;
Me gustaría saber
Cómo habrá sido aquel hombre.
Alto lo veo y cabal,
Con el alma comedida,
Capaz de no alzar la voz
Y de jugarse la vida.
Nadie con paso más firme
Habrá pisado la tierra;
Nadie habrá habido como él
En el amor y en la guerra.
Sobre la huerta y el patio
Las torres de Balvanera
Y aquella muerte casual
En una esquina cualquiera.
No veo los rasgos. Veo,
Bajo el farol amarillo,
El choque de hombres o sombras
Y esa víbora, el cuchillo.
Acaso en aquel momento
En que le entraba la herida,
Pensó que a un varón le cuadra
No demorar la partida.
Sólo Dios puede saber
La laya fiel de aquel hombre;
Señores, yo estoy cantando
Lo que se cifra en el nombre.
Entre las cosas hay una
De la que no se arrepiente
Nadie en la tierra. Esa cosa
Es haber sido valiente.

Siempre el coraje es mejor,
La esperanza nunca es vana;
Vaya pues esta milonga
Para Jacinto Chiclana.

Quedo muy agradecido y a la espera de vuestra respuesta. Reciban también mis felicitaciones por la excelente e informativa página que han creado y mantienen.

Desde Córdoba. Ing. David Omar Castelli

Respuesta de www.barriada.com.ar

Consultado Anibal Lomba al respecto nos responde: ""No soy tanguero ni tampoco experto en Borges, pero me parece que no pueden existir dudas que Las torres de Balbanera son las dos torres de la Iglesia Nuestra Señora de Balvanera, en cuyo atrio fueron célebres los entreveros por las luchas políticas en la época en que las libretas se compraban. Es más, en el mapa que editó la Direccón de Patrimonio, Coleccón Recorridos Barriales, junto a la fotografía de la Iglesia se encuentra, precisamente, los ocho versos de la milonga Jacinto Chiclana. La Iglesia esta en Bartolomé Mitre 2431, erigida en 1833. En 1856 se reformó y obtuvo sus actuales características (extraído del mapa en cuestón)"

Anibal Lomba es el presidente de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Boedo. Fue Presidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires durante varios años. Es Director Periodístico de Nuevo Ciclo, excelente peródico vecinal y página web. Es autor de libros tales como "De Tangos y Tangueros 2".

- 08/07/2006: Fabiana Estévez:

Hola, yo nací en Ramos Mejia en la calle Pizarro, 485, hace 44 años, vivo en La Coruña España, desde el año 1969, busco fotografías del Cub Ateneo Don Bosco, o de mi barrio, sobre todo un plano de calles, ¿algo de esto seria posible?, no quiero perder mis recuerdos, por favor. Gracias 

- Ruego a quien tenga una foto del Club Ateneo Don Bosco, se ponga en contacto a la direccón de email info@barriada.com.ar -

- 17/12/2005: Mario Lazzarin: dice el diario Clarín del 15/01/05 AVENIDA  CORRIENTES:En los próximos días comenzará otra obra que privilegiará a los peatones en el Centro, el ensanchamiento de las veredas de la Avenida Corrientes, entre Callao y Cerrito. Se trata de un plan de peatonalizacón del área central de la ciudad.

retroceder   avanzar

Audiencia Pública del 01/08/2017   Convocatoria a Audiencia Pública
 
 
 

Palermo Mío

La Floresta

Barriada es integrante de: Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
Barriada es integrante de: Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina
 
Ciudad de Buenos Aires
 
Trata de Personas - Hacé tu denuncia
Asociación de Medios Vecinales de la CABA
 
 
 
  
Sitios de Interés

www.barriada.com.ar

mate.ar pyme patrimonio histórico 2006  
Inicio Ciudad Cronología Noticias Turismo Comunas Notas